¡Plato Limpio! Gratis en su versión ebook

Días confusos, cuarentena, aislamiento, tiempo de sobra? ¡Cocinemos!
Tengo muchos amigos que en estos días de encierro me han preguntado por recetas e ideas de qué hacer con los ingredientes que tienen en casa, así que aprovechando las promos que Amazon me deja activar de cuando en vez, les informo que ¡Plato Limpio! Recetas e historias, estará en su versión kindle disponible gratuitamente en Amazon por 5 días, comenzando hoy y hasta el próximo domingo. Pueden hacer click sobre la imagen o sobre el texto, o ir directamente a la página de Amazon y buscar por el título del libro. Si creen que a algún conocido, amigo o familiar le pudiera ayudar, no duden en compartirlo.

Que lo disfruten! y ojalá sirva para que volvamos todos al sitio de donde nunca debimos salir: La cocina casera y de toda la vida.

Para cualquier duda, pregunta o similar, no duden en enviarme un mensaje, estaré feliz de ayudarles con sus cocinados.

Cuídense mucho y a alimentarse bien!

Ensalada millenial

Vacaciones, relax, días con la familia, comilonas y sobre todo, mucha, pero muchísima pereza. Cocinar? Quién se atreve? Complicarse? Are you crazy? Millenial mode on.

Lo del «choque» generacional está más trendy que nunca. Hace muy pocos años fue que supe que mi generación era la X. Mejor informada estaba sobre los millenials y los Z. Incluso sin ser baby boomer me ha tocado aguantar que mi descendencia a modo de chiste (malicioso!) me diga lo de «ok boomer» ;-)))))). Me lo tomé como pude y a fuerza de research me he quedado más tranqui al darme cuenta de que igual tiene muchísimo sentido lo del famoso meme.

En cualquier caso me queda claro que las diferentes generaciones tenemos nuestras mañas, nuestras cosas y nuestra manera de ver la vida. Y sobre todo confío en que las generaciones que están por venir gestionen mejor algunos temitas que los más «vintage» no hemos sabido aún gestionar (más todos los desafíos que están por venir), Good luck con eso!

Encontronazo generacional aparte lo cierto es que mi receta de hoy tiene toques de la Gen Z, porque la hice con muchísima prisa, sin tener mucho a mano, y porque además, sin que fuera esa la intención, la terminaron devorando algunos millenials y de la Generación Z que me cayeron en casa sorpresivamente en estos días de descanso.

Aquí se las dejo como propuesta y con la esperanza de que nadie me diga «ok boomer» again ;-))):

Ingredientes:
(para 4 personas)

  • 1 taza de uvas verdes y moradas
  • 3 lonchas de queso manchego
  • 3 huevos duros
  • 1/2 paquete de spaguettis cocinados y cortados pequeñitos (pueden ser macarrones o coditos)
  • 3 tomates secos cortados en tiras
  • Mayonesa al gusto
  • Tajín
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Corta las uvas por la mitad y añádelas a la pasta en un bowl
  2. Corta el queso manchego en tiras
  3. Corta los huevos duros en lonchas lo más finas que puedas y añade dos a la pasta. El otro huevo lo reservas para decorar al final.
  4. Añade el tomate seco también. Mezcla todo bien y entonces incorpora la mayonesa poco a poco. Que no te quede muy seco ni tampoco con demasiada mayonesa.
  5. Incorpora entonces el tajín y la sal y prueba a ver si necesitas más.
  6. Sirve entonces en un bowl y encima le pones el huevo que reservaste y por encima le pones a todo tajín

Tips:

  • Puedes añadirle otro tipo de queso que te guste o cualquier otra fruta que aporte sabor dulce.

El ingrediente estrella:

Tajín: Le da el nombre la empresa que lo fabrica a este polvito relativamente picante que es un must en México para comer por ejemplo con frutas. Sonará raro pero hay que ver lo sabroso que es comer un mango bien dulce con este polvo por encima. Se hace con una mezcla de chiles y jugo de limón deshidratado, de ahí su sabor ácido y picante. Lo comercializan con diferentes grados de picor así que según el gusto de cada cual conviene fijarse en la descripción de la etiqueta.

Almost done with 2019

Se nos va otro año y con él muchos cocinados y experiencias nuevas, que de eso se trata. Sean cuales hayan sido tus propósitos y los hayas cumplido a tope o no, felicítate por haberlos tenido, levanta tu copa de vino y brinda y agradece por todo lo que tienes y has aprendido, que de seguro no será poco. Respira hondo, trázate nuevas metas, y a por ello.

A todos los que me siguen y leen y a los que están por venir les deseo muchas felicidades, que el próximo año venga acompañado de cosas buenas, nuevos platillos por probar, y montones de experiencias alrededor de una buena mesa. Si cocinas prueba nuevas recetas, si no lo haces vete a conocer un sitio o una comida que no hayas probado nunca. Si eres padre incúlcale a tus hijos el amor por la comida y por la cocina. Y no te olvides de que el acto de cocinar nos hizo humanos. Y por supuesto, no dejes de sentirte agradecido hacia aquellos que han cocinado para tí!😉 Felices cocinados entonces y feliz 2020!

Ensalada «a lo loco»

Empieza Diciembre, el mes de las prisas, el estrés y los miles de compromisos a los que debemos llegar o cumplir. También el mes donde se come más y probablemente se cocine más (dependiendo del país donde estés)

Esta ensalada pone a prueba al más apurado de los apurados. Se hace en un plis plas, y salió en un día de esos de cansancio extremo y por ende cero ganas de cocinar o preparar algo. Iba camino a unas mini pizzas del congelador cuando mi parte del cerebro que aboga por que yo coma sano me detuvo y me dijo «revisa bien a ver qué encuentras en la despensa»

Y esto salió:

Ingredientes:
(para 4 personas)

  • 3 tomates de ensalada
  • 1 bote de garbanzos ( o lata)
  • 1/4 de libra de jamón dulce
  • 2 rábanos
  • 1/4 de cebolla morada
  • 2 ramitas de cebollín
  • chorrito de jugo de limón
  • chorrito de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Escurre bien los garbanzos
  2. Corta la cebolla en trocitos muy pequeños, y los tomates y el jamón en cuadrados más grandes
  3. Lava y corta los rábanos en rebanadas finas
  4. Mezcla todo en un bowl y aliña con el jugo de limón el aceite y la sal

Tips:

  • Puedes añadirle queso feta si te gusta

El ingrediente estrella:

Los garbanzos: Representan un buen aporte de proteínas e hidratos de carbono de absorción lenta. Contiene mucha fibra por lo que es un alimento muy saciante. Ayudan tanto al proceso digestivo como a la salud cardiovascular. Los garbanzos son un buen ejemplo de que no debemos centrarnos únicamente en el aporte calórico de un alimento, sino en la calidad nutricional del mismo. Así que hazle un hueco en tu dieta, ya que se lo ha ganado por méritos propios.

Back to the kitchen

Muchos días sin aparecer ya lo sé. Pero la vida es como es y a veces el tiempo escasea y la inspiración y creatividad se van con él.

Cuando cocino algo nuevo o que me gusta, tomo un papel y un boli y escribo a base de garabatos, las cantidades, los ingredientes y el paso a paso. Luego me siento «con calma» y escribo receta e historia. Me gusta, lo disfruto y hasta me relaja. Otras veces no, otras veces simplemente me siento y sale la historia, con o sin receta. Y así las cosas.

Y es que este blog es tan real como la vida misma, a veces sí y a veces no. Lo empecé con el firme propósito de que no se convirtiera en una obligación. Ni las olas de postureo u otras «oportunidades» de exposición han roto la máxima de que esto lo hago para disfrutar. Garabatos de recetas me miran con cara de «para cuando nos vas a transcribir». Pero yo me lo tomo con humor. Ya vendrá el tiempo, la inspiración y la creatividad.

Pero igual me siento en deuda con las personas que siguen mis escritos y recetas, algunos conocidos y otros no. Hay una amiga colombiana que dedica todo su tiempo y su vida a cuidar de su madre con Alzheimer que cuando me lee me agradece mis escritos y me dice que le saco de su burbuja. Luego hablamos de ingredientes de aquí o de allá, de preparaciones y de sus hazañas culinarias y me hace el día. Tengo también a mis niños de Cuba y su «Círculo Plato Limpio» que siguen haciendo de las suyas preparando las recetas de mi libro y encantados de la vida estudiándolo para pensar cuál será su próxima preparación. Me mandan fotos, mensajes de texto y de audio, y me hacen feliz.

Escribir no estoy escribiendo mucho, pero los tengo más que presentes a todos. Y como aquí se celebra eso que llaman «Acción de Gracias» aprovecho para agradecer a cada uno de los que me lee siempre y me sigue de buena gana, incluso cuando a veces me pierdo del terreno virtual más de lo acostumbrado. 

Con un poco de paciencia, I’ll be back to the kitchen (and the computer) soon!

It’s so Miami (última entrega)

Sí, ya se, se te hace largo una tercera parte no? Pero no podía dejar de mencionar algunos restaurantes de autor por si te atreves a regalarle a tu paladar una experiencia distinta en alguna ocasión especial. Ahí te van:

Restaurante La Mar

5 Restaurantes de autor

  • Café La Trova. La reconocida chef Michelle Bernstein, ganadora del premio James Beard, junto al famoso cantinero Julio Cabrera, ofrecen en este local, una variedad de platillos cubanos con toques contemporáneos, además de cócteles preparados artesanalmente y música en vivo.

971 SW 8TH STREET,
Miami, FL 33130
786.615.4379

  • Restaurante La Mar de Gastón Acurio. Restaurantes La Mar hay muchos en Latinoamérica, y la calidad de las preparaciones es indudable en todos, pero ninguno como el de Miami con unas vistas insuperables de la bahía Byscaine y  Brickell. Imperdible el brunch de los domingos.

500 Brickell Key Drive
Miami, FL 33131
305.913.8358

  • Restaurante El Cielo de Juan Manuel Barrientos es la propuesta de este joven y talentoso chef colombiano que además de Bogotá y Medellín desde 2015 tiene este local en Miami, donde ha apostado a los sabores latinos expresados a través de técnicas de alta cocina. No vamos a hacer spoilers, solo podemos decir que es un menú de degustación de chuparse los dedos.

31 SE 5TH St, Brickell On The River North Tower 
Miami, FL 33131
305.755.8840 

  • Amara at Paraíso, es el local del reconocido chef Michael Schwartz, ganador del premio James Beard, donde además de unas vistas espectaculares se puede disfrutar de platillos cuidadosamente elaborados con ingredientes locales que en muchos casos han sido cocinados con una parrilla de leña y un horno de carbón. El propio chef ha dicho que Amara at Paraíso es una “carta de amor a Miami”.

3101 NE 7th Ave.
Miami, FL 33137
305.702.5528

  • The Bazaar del conocido Chef español José Andrés. Además de Beverly Hills y las Vegas, José Andrés suma esta localización en South Beach, donde se refleja la influencia latinoamericana y caribeña en sus platos. 

1701 Collins Ave Suite 100,
Miami Beach, FL 33139 
305.455.2999 

It’s so Miami! (Parte II)

Ya en la primera parte de este artículo hemos recorrido algunos barrios donde todo foodie que visite Miami puede dejarse llevar por la curiosidad de su paladar. Hoy toca entonces hablar de platillos que prácticamente sólo en Miami puedes degustar.

Key lime pie

5 Platillos que has de probar en Miami

  • Sándwich cubano: Es de esperar que entre todos los lugares en el mundo donde se pueda comer sándwiches cubanos, Cuba y La Florida figuran como las mejores opciones. Este platillo es el clásico emparedado hecho con pan cubano dentro del cual va carne de cerdo asada al estilo cubano, jamón de pierna, queso, pepinillo encurtido, mostaza y mantequilla. Las caras exteriores del pan se napan con mantequilla y se pone el sándwich a calentar en una plancha hasta que el queso derrita. También se puede probar la «media noche cubana», que viene a ser lo mismo pero en un pan más suave y dulce. Hay muchísimos lugares donde se puede probar el sándwich cubano en Miami pero unos de mis favoritos los encontrarás en Sanguich de Miami. En este local puede probar también un batido de frutas o de trigo, mi favorito: el de mango, otro clásico de los latinos. Cuatro ingredientes: hielo, mango, leche y azúcar. La calidad de un buen batido de mango radica en hallar la proporción correcta entre sus ingredientes, donde el hielo juega un papel primordial, junto con la calidad de la fruta claro. El batido de mango de Sanguich de Miami es outstanding sin duda alguna ya que la mano que lo prepara tiene pilladas las proporciones de manera milimétrica. Un buen batido de mango debe quedar no tan espeso como un helado pero tampoco tan líquido como la leche, tampoco tan dulce que empalague, o demasiado frío que no se pueda tomar; y en este local eso lo logran a la perfección. Este batido es una mezcla de cremosidad, sabor y temperatura justa para acompañar un buen sándwich. Eso sí, es muy importante tener en cuenta pedirlo sin la nata que le suelen poner encima, que nada tiene que aportar a dicha mezcla.
  • Stone crabs: Probar el cangrejo de piedra de La Florida es un must. Y su fama está bien ganada y fundamentada dada su textura y sabor. El proceso de captura de los mismos es muy singular ya que no se sacrifica al animal, sólo se les quita las tenazas y se devuelven los cangrejos al agua, donde se vuelven a regenerar entre tres y cuatro veces más. La temporada va desde el 15 de octubre hasta el 15 de mayo cada año. Y el lugar icónico para probarlos en Miami es Joe’s Stone Crab donde los preparan desde 1921.
  • Cocodrilo: Para los paladares más curiosos e inquietos es esta opción que en Miami se encuentra en diferentes presentaciones y platillos: hamburguesas, salteado, costillas, frito y hasta en tacos. En la reserva natural de los Everglades además de hacer un tour viendo a los animalitos, también se puede aprovechar para degustar esta exótica comida.
  • Pizza cubana: La antítesis de la pizza italiana de masa fina. Los cubanos preparan su pizza en versión contundente: masa gruesa, muchísimo queso e ingredientes a veces inimaginables para una pizza: la guayaba por ejemplo. En Cuba además solíamos comerlas en medio de la calle y dobladas por la mitad (para facilitar el proceso). Hasta el día de hoy hay cubanos con esta costumbre tan arraigada que aunque tengan la pizza en un plato y servida en mesa pues igualmente no pueden soportar la tentación de doblarla 😉 ¿Dónde probarla en Miami? En cualquiera de los locales de la cadena de restaurantes Polo Norte.
  • Key Lime Pie: Postre autóctono hecho a base de jugo de lima de los Cayos de La Florida, yemas de huevo y leche condensada. Todo ello sobre una base de pie y como topping un merengue (a veces muchísimo, como el de la foto). Los mejores sitios para probarlo se encuentran por supuesto en Los Cayos de la Florida.

It’s so Miami! (Parte I)


La llamada “Ciudad Mágica” ha sido declarada la Capital Gastronómica Latinoamericana 2019 por la Academia Iberoamericana de la Gastronomía. Y es que Miami es bien conocida por el sol, el buen tiempo, las playas, las compras y… ¡una oferta gastronómica envidiable!

Esta ciudad de la Florida es una urbe donde confluyen las tradiciones y la cultura de prácticamente todos los países de Latinoamérica. En Miami conviven cubanos, venezolanos, colombianos, puertorriqueños, argentinos, chilenos, peruanos, nicaragüenses, hondureños, mexicanos, y junto con ellos sus sabores y preparaciones favoritas. En la capital gastronómica de América Latina igual se puede degustar un sándwich cubano que un ceviche o unos tacos al pastor. Lo cual se suma a la oferta local donde lo mismo entra una hamburguesa de cocodrilo que un key lime pie. Y por supuesto, también se encuentra comida internacional donde destacan la italiana, la japonesa, la francesa, la griega, la hindú o la china. En una ciudad como Miami todos los sabores son bienvenidos. Te dejo entonces con la Parte I de algunas de mis recomendaciones si visitas esta ciudad o vives en ella y quieres explorar lugares que no conozcas. It’s so Miami!

5 Barrios que todo foodie debe visitar

  • Brickell y Downtown Miami: En lo que se conoce como el distrito financiero de Miami la oferta de bares y restaurantes es muy variada. En esta barriada se puede tomar una copa con vista a la bahía Biscayne o cenar en uno de los restaurantes de los hoteles de la zona. En Brickell también puedes encontrar restaurantes con todo tipo de comida, ya sea local o internacional. Algunas recomendaciones: Cantina La Veinte, una interpretación miamense de la clásica cantina mexicana; Crazy about you, restaurante de comida internacional con vistas a la bahía; y por último Valentia, propuesta mediterránea cuyas preparaciones no defraudan.
  • Pequeña Habana: ¿Quién va a Miami y no visita la Pequeña Habana? Heladerías, restaurantes y pastelerías cubanas conforman la agenda foodie de este barrio. Un must si visitas Miami y quieres conocer los sabores cubanos auténticos. Algunas recomendaciones: Restaurante Versailles, el famosísimo restaurante cubano donde además se celebran o se debaten todos los temas políticos relativos a la isla, Heladería Azúcar, donde se pueden degustar helados de sabores tan latinos como el mamey o la guayaba y Sanguich de Miami, cuyos sandwiches cubanos se merecen un homenaje y donde los batidos son verdaderamente outstanding.
  • Wynwood y Miami Design District:  En Wynwood, además de espectaculares obras de arte callejero presentes en las Wynwood Walls, se puede aprovechar el paseo para degustar buena comida, así como helados, dulces y panes. Es un barrio donde prima el arte, lo bohemio y la informalidad; y donde poco a poco a medida que ha ido creciendo se han ido instalando cada vez más locales de comida. Zac the baker Bakery es una panadería/dulcería artesanal y es solo un ejemplo del universo de locales que te puedes encontrar. Muy cerca de Wynwood está el Miami Design District con sus boutiques exclusivas pero donde también se puede comer muy bien en alguno de los restaurantes o mercados de comida que allí se han instalado. Destacan Estefan Kitchen, con cocina cubana con toques modernos de la mano de la familia Estefan, St. Roch Market, que es uno de los food halls de moda en Miami  y Aubi&Ramsa, una heladería-bar, cuyos helados contienen alcohol (solo para mayores de 21 años).
  • Río de Miami: La zona del Miami River se ha ido asentando gastronómicamente y poco a poco se han ido abriendo locales nuevos que conviven perfectamente con otros de antaño que son prácticamente íconos de la ciudad. Comer junto al río tiene el plus de que ves los barcos pasar, muchos de los cuales se valen también de la oferta gastronómica de estos locales. Algunas recomendaciones: Kiki on the River, restaurante griego con excelentes vistas al Río de Miami, The Wharf, espacio abierto al aire libre junto al río donde se organizan eventos y se puede conocer la escena no solo culinaria sino también cultural de la ciudad y Garcia’s Seafood Grille & Fish Market, icónico restaurante de pescados y mariscos regentado por la misma familia cubana desde finales de la década del 60.
  • Coral Gables y Coconut Grove: Coral Gables es un precioso barrio de Miami donde además de casas de ensueño, árboles centenarios y un paisaje muy bonito se puede encontrar también una amplísima oferta de restaurantes. Lo que se conoce como Miracle Mile retrata perfectamente la movida culinaria que hay en esta zona. Algunas recomendaciones: Season 52, que cambia el menú según la estación, Restaurante Talavera, que trae sabores mexicanos auténticos a Coral Gables y Pascal’s On Ponce, restaurante de cocina francesa con preparaciones de alta cocina. En este barrio también puedes visitar el icónico Hotel Biltmore, construido en 1926 y cuya oferta gastronómica incluye varios restaurantes, un salón de té, y un brunch de fin de semana. Cerca de Coral Gables está Coconut Grove, donde la oferta gastronómica es amplia. Merece la pena un paseo por lo que se como CocoWalk y aventurarse en alguno de sus locales de comida. Algunas recomendaciones: Restaurante Jaguar, donde la mezcla de sabores latinos no deja indiferente a nadie, Restaurante Ariete a cargo del Chef Michael Beltran.

Gazpacho «tuneado»

Hace unos meses se libraba en twitter casi una batalla campal entre varios chefs acerca del gazpacho y sus ingredientes. Que si con pepino o que si no. Que si la receta original. Que si las miles de versiones actuales con frutas y demás menesteres no son gazpacho. No calculo cuántos bits de información se libraron en esto, o la cantidad de ceros y unos que se intercambiaron a través de la red. Pero la cosa estuvo intensa 🙂

Se produjo alrededor del asunto todo un debate online que duró varios días, con sus consabidas posturas y reflexiones disímiles sobre el tema. ¿Marketing? ¿Publicidad? ¿Habrá consumido la gente también más gazpacho en esos días de verano? ¿Sirvió para algo? No tengo las respuestas a tantas preguntas, pero lo cierto es que a más de uno habrán puesto a reflexionar. Yo incluida.

Quedaba en aquellos días por mi frutero un nectarín que me estaba mirando con cara de «si no me comes, me voy a echar a perder». Tenía además unos tomates buenos, pimiento verde, en fin…que me vino la inspiración gazpachera como también me vino a la mente el siguiente statement de Theodore Zeldin de su brillante libro An Intimate History of Humanity «…Every time a recipe is not strictly followed, every time a risk is taken with changed ingredients or proportions, the resulting food is a creative work, good or bad, into which humans have put a little of themselves. The invention of a new dish is an act of freedom, small but no insignificant

Así las cosas me llené de valor dejando a un lado la intensidad de Twitter y decidí incorporar un ingrediente más a una receta base cuyo origen además es hasta polémico. Cuando todos pensaban que los primeros gazpachos con tomates se hicieron en España, pues llega la crack de Ana Vega y nos ilumina haciéndonos saber que ya en México habían versiones de sopas frías de jitomates cuyos ingredientes se reconoce perfectamente en el gazpacho, y que en su día dejó por escrito Dominga de Guzmán en el siglo XVIII. Toma ya! (Te recomiendo mucho leer la historia completa en este artículo)

En cocina, todo puede ser (o parecer) tan complejo o tan simple como queramos. Al final todo se reduce al hecho de que lo que se coma esté bueno y que los comensales queden contentos. Y con ese gazpacho tuneado mis comensales han dejado el Plato Limpio 🙂

Ingredientes:
(para 4 personas)

  • 8 tomates pera
  • 1/2 pepino
  • un trocito de pimiento verde
  • 1/4 de cebolla
  • 1 nectarín o melocotón bien maduro
  • chorrito de vinagre
  • chorrito de aceite
  • Sal al gusto

Preparación:

  1. Lavar bien la verdura.
  2. Pelar el pepino, quitarle las semillas y trocear.
  3. Cortar los tomates en cuatro o seis trozos.
  4. Añadir todos los ingredientes a una licuadora y licúa muy bien.
  5. Corrige sal si es necesario
  6. Lleva al refrigerador por todas las horas que puedas. La clave de los gazpachos es tomarlos bien fríos.
  7. Sirve bonito y pon un hilo de aceite de oliva por encima.

Tips:

  • Puedes cortar pimiento, tomates y cebolla, y hasta la fruta en pequeñito para usarlo a la hora de servir, poniendo encima de cada plato un poquito.
  • También puedes añadir crutones de pan.

El ingrediente estrella:

El tomate: De mis preferidos para todo en la cocina. Qué sería de un sofrito sin el tomate. Inolvidables los chilaquiles con salsa verde de México (salsa preparada con tomatillo verde). Insuperables los tomates valencianos cuya textura y sabor son excepcionales. Los tomates y sus variedades y la cantidad de preparaciones para las que se prestan hacen muchas veces la diferencia en una receta. Y para más inri son sabrosos y saludables. Un must en cualquier cocina que se precie.

3 Formas de freir papas «like a pro»

Las papas fritas acompañan bien cualquier picoteo o plato de fondo. Preferidas de niños y no tan niños. Freírlas puede ser un acto fácil o difícil, según el tipo de patata, la temperatura del aceite, así como los trucos que utilices para prepararlas. Aquí te van tres maneras de hacerlo y de que tus comensales después de probarlas, aparte de pedir más, terminen haciéndote la ola.

Con agua y sal

Truco usado siempre por mi papá. Pelas y cortas las patatas y las pones en agua con sal un rato antes de que se vayan a freír (media hora está bien). Esto te garantiza que te queden crujientes por fuera.

Al vapor

Pelas y cortas las papas y las pones a cocer al vapor sin dejar que se hagan completamente. Saca de la olla y escurre bien. Luego pones aceite a calentar y las fries hasta que se doren bien por todos los lados.

Confita

Un truco excelente es confitar las papas antes de freirlas como tal. Lo cual significa cocerlas en aceite pero muy lentamente y a baja temperatura, en ese caso no debe sobrepasar los 60 grados celcius. Así que, pones aceite a calentar pero solo hasta que alcance la temperatura indicada anteriormente, echas las patatas en ese aceite y las dejas cocer lentamente. Deben quedar cocidas pero firmes. Las sacas, las escurres, y las reservas hasta el momento justo antes de comer. En ese instante pones aceite a calentar y una vez bien caliente agregas las papas poco a poco y las dejas dorar bien por todos los lados.

Con estos trucos las papas fritas te quedarán crujientes por fuera y cocidas pero al dente por dentro. Una delicia.

Tips:

En este post los tips casi son más importantes que los trucos anteriores, así que presta atención:

  1. La variedad de patatas que elijas es crucial. Hay patatas cuya variedad es mejor para freír que otras. Esto depende de cada país pues variedades de patatas hay muchísimas.
  2. El corte que le des a las papas es también un detalle a tener en cuenta. No las cortes muy pequeñas y esto te ayudará a que no se te deshagan mientras las preparas. Aunque hay una variante de papas fritas a las que se les llama «papas hilo», donde se cortan rodajas muy muy finas y luego a la vez se hacen de ahí bastoncitos muy finos, como hilos de patatas. Eso se fríe directamente en aceite bien caliente y quedan que son un espectáculo (mi abuelo me las solía preparar). Eso sí, es para ententidos con el cuchillo aunque siempre puedes usar una mandolina al menos para el primer corte.
  3. El aceite es muy importante que esté bien caliente. Esto vale para freir patatas o para cualquier otra fritura. El tipo de aceite que uses depende de tus gustos. Debe estar limpio, si es posible de primer uso, así no le transfiere sabores a tus patatas.
  4. El recipiente donde las frías juega también un papel importante. Preferible una olla alta y honda que una sartén. Si tienes freidora pues ideal.
  5. Cuando estén listas, déjalas unos pocos minutos sobre un papel de cocina para que escurran el aceite, que a nadie le gustan esas patatas grasosas a reventar.
  6. La sal, también crucial, asegúrate de que no te queden sosas y una vez listas ponles sal por encima, yo prefiero sal fina para este fin. Si te gusta, le puedes poner también un poco de la especia que más te guste. Yo les suelo poner orégano o tomillo.
  7. Si estás inspirado le puedes hacer un dip donde las puedas mojar antes de degustarlas, puede ser con mostaza, miel, o con yogurt y pepino, o la simple salsa golf que todos conocen: mayonesa y ketchup.